Sólo quiero escribir unas lineas para constatar el hecho de la traición consumada definitivamente ayer por el PSOE. Ya no valen escusas. Se han llenado la boca para erigirse en defensores de la tauromaquia, y de ello presumen los socialistas en Andalucía, Extremadura, ambas Castillas, …, pero la realidad es que ha sido el PSOE y su presidente Zapatero quien ha votado en contra de hacer a este arte eminentemente español bien de interés de cultural y haber contrarrestado de esta forma a la prohibición en Cataluña.
Ni siquiera el partido ha dado libertad de voto a sus senadores, tal como hizo el mismo partido en el parlamento catalán. Quizá el señor presidente de todos los españoles (por lo que se ve, de algunos mas que de otros) tenía miedo de que los senadores de su propio partido votaran en contra de sus ideas y sentimientos anti-taurinos.
En unos meses, para intentar lavar su imagen, quizá declaren a los toros bien de interés cultural en alguna comunidad autónoma, pero los hechos son tozudos, y la votación de ayer en el senado debe ser recordada por todos los taurinos. Quizá incluso, para acallar críticas, puede que cambien a la tauromaquia de ministerio, llevándola a cultura, pero es igual, los toros seguirán prohibidos en Cataluña, y el PSOE lo permitió, primero en el “parlament” y después en el senado español. Por mas que disimulen, la farsa socialista no dejará de ser eso, una farsa.