Al PSOE se le ha vuelto a ver el plumero en materia de Toros, al oponerse a que sean considerados bien de interés cultural, aunque en realidad también se le ve en otras muchas cosas.
Efectivamente defienden, atacan o ignoran la Fiesta según convenga en cada momento, siempre pensando en obtener el mayor rédito, de votos, posible. Así ha sido el comportamiento de este partido
político desde siempre porque, en mi opinión, tienen un único fin clarísimo, que es mandar sea como sea, mientras que principios no tienen ninguno fijo, o mejor dicho tienen los que convenga en cada
momento, de tal forma que se les puede aplicar la frase de Groucho Marx, “señora estos son mis principios pero si no le gustan tengo otros”, y también siempre les ha caracterizado el decir que el fin
(mandar) justifica los medios, y cuando digo medios quiero decir cualquier tipo de medios, sin reparos.
Utilizan la Democracia para conseguir el poder, pero no creen en ella; esto es así no porque lo diga yo sino porque lo dijeron muy destacados socialistas. Su fundador , Pablo Iglesias, dijo en el Parlamento que solo respetarían las leyes que les favorecieran y Largo Caballero dijo, el 20 de Enero de 1936 durante un mitin en Linares, “la Democracia es incompatible con el socialismo”.
Así pues del PSOE nada nos puede sorprender, y menos en materia taurina porque su secretario general, el Sr. ZP es antitaurino declarado y su bandera es la mentira.
Por tanto si los toreros no quieren seguir siendo toreados que se dejen de reuniones con este gobierno; tendrán que esperar tiempos mejores.