La tan traída y llevada polémica de las medallas ha provocado que los medios de comunicación generalistas se fijen en la fiesta, y eso es bueno. Frente a algunas opiniones que muestran su disconformidad con la controversia creada por los maestros del toreo Paco Camino, José Tomás y Morante de La Puebla, esgrimiendo un supuesto perjuicio al mundo del toreo, nosotros negamos la mayor.
Y es que esta nueva rivalidad entre el clan Rivera Ordóñez y los toreros antes mencionados, no han hecho mas que dar más minutos “a los toros” en las televisiones, radios y periódicos de este país. Esta semana, sin ir más lejos, hemos vistos como todos los telediarios (salvo el de algún medio declarado anti-taurino) han mostrado imágenes de las actuaciones de José Tomás y los Rivera Ordóñez en Valencia. También hace ya unos días en Tele5 emitieron un “pseudo-debate” sobre el tema de marras en La Noria (por cierto, muy triste la actuación de los toreros presentes en dicho foro, todos fuera del circuito actual de plazas importantes por méritos propios, y todos al parecer de acuerdo con la linea de opinión del programa). No sólo ocurre esto en la televisión, periódicos como El Mundo, ABC, …, se posicionan en la polémica con distintas editoriales. Que critiquen a los toreros “rebeldes” y a la fiesta con ellos, pero como decía Salvador Dalí cuando era criticado “Que hablen de mi … aunque sea bien”.
¿Qué no valdría hoy día?, ¿qué audiencia no tendría un mano a mano en la plaza entre Tomás y Rivera (cualquiera de los dos hermanos), o una corrida con Morante, Tomas y Cayetano? Probablemente nos acercaríamos a las audiencias del futbol, seguramente nunca lo sabremos. Esperemos que haya algún avezado empresario que sea capaz de conseguir una corrida de esta índole, y si fuese capaz de televisarla, mejor que mejor. Sea cual fuere el resultado del espectáculo, el principal beneficiado sería el mundo del toro.