En primer lugar, pedirles excusas a los lectores de este blog, y es que 3 meses de ausencia son muchos. Que sirva como excusa las obligaciones familiares y laborales, ya se sabe, primero la obligación y después la devoción. Con la entrada del verano y las cercanas y merecidas vacaciones, volvemos a retomar con fuerza la escritura en esta su web taurina.
En estos tres meses largos han sucedido multitud de noticias en la fiesta. Tras un titubeante comienzo de la temporada, donde el ganado no respondió como se esperaba, donde la feria de abril sevillana y la de fallas valenciana no dieron los resultados esperados y donde San Isidro poco ha dado de si, como casi siempre, los triunfos han llegado como agua de mayo y no con cuenta gotas.
Con el paso de los días, ganado y toreros han ido calentado motores, y llegadas las ferias del sur, se han empezado a ver para deleite de los aficionados, triunfos continuos e importantes.
Jerez, Córdoba y Granada han sido ferias exitosas.
Bajo nuestro parecer, parte de este despertar de la temporada, se lo debemos a José Tomás, que pone el listón de la exigencia muy alto para sus compañeros y estos no defraudan plantándole cara.
El incombustible Ponce y sus indultos, Perera que va por el camino de torero de época, un Castella resurgido, un excelso Morante, un inesperado Conde (indulto en Nimes), el torerísimo Esplá (posiblemente cuajando una de las mejores faenas de su carrera en Madrid), un gran Manzanares, y por su puesto José Tomás arrebatador todas las tardes que actua (además, este año hasta el momento sin cogidas). Además, El Fandi sigue a lo suyo, suma y sigue.
Sin embargo, no todo son alegrías. Algún torero pierde el paso que imponen los de cabeza, un Cid sin sitio, y un irregular Cayetano, del que se esperaba algo mas, esperan su momento para remontar la temporada. Muchas cornadas a los toreros de la parte baja del escalafón, nos recuerdan frecuentemente que esto no sólo son días de gloria. Especialmente la de Israel Lancho, que ha llenado las portadas de las publicaciones por lo espectacular y sobrecogedora que fue.
Por último, mencionar la agria polémica de Córdoba y Finito (que para nosotros ya viene de lejos), que llegó a su máxima intensidad con la puerta grande y el desplante del torero. Saldada hasta la fecha por disculpas del maestro en distintos medios de comunicación cordobeses. Esperemos que el tiempo cierre la herida. Mientras tanto en el Campo de Gibraltar se homenajea al diestro Cordobés por su larga trayectoria en el toreo. El tiempo quitará y dará razones.